En Tus Fogones | Torrijas
En Tus Fogones Catering, empresa de catering en Madrid para todo tipo de eventos de empresas y particulares así como catering para bodas. Servicios integrales de catering en Madrid con personal profesional.
catering madrid, catering a domicilio madrid, catering eventos madrid, catering para empresas madrid, empresa catering madrid, catering bodas madrid
16372
post-template-default,single,single-post,postid-16372,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.1,vc_responsive
 

Torrijas

18 Mar Torrijas

Se acerca una de las épocas más esperadas del año, y es así, entre otras cosas porque son las vacaciones que tenemos a mitad de camino entre, las ya pasadas, Navidades y el ansiado verano y sí, ¡estamos hablando de la Semana Santa!

No se vosotros, pero si yo me pongo a pensar en esta época me vienen a la mente no solo las imágenes de las procesiones, los huevos de Pascua y los afortunados de la costa levantina metiendo sus pies en remojo…pero sobretodo, me vienen las imágenes y el sabor de ¡las torrijas!

Vamos a ver, ¿de verdad pensabais, dedicándome a lo que me dedico,que iba a pensar en algo que no sea comida? Pero como no solo de torrijas vive el hombre, os voy a contar, un poco, la historia de este riquísimo dulce.

La primera referencia conocida, la encontramos en una colección de recetas latinas del siglo IV de Apicio. El recetario menciona que la rebanada de pan debe sumergirse en leche y no le da un nombre especial, se limita a llamarla aliet dulcia (otro plato dulce), Apicio…tío listo.

Fue en el siglo XIV, en el recetario Le viandier de Taillevent donde encontramos la receta de las tostées dorées (tostadas doradas), que se bañaban en yema de huevo batido antes de pasarlas por la sartén y espolvorearlas con azúcar. Eso ya sí que empieza a tener más pinta de torrija, ¿eh? Taillevent…¡me caes muy bien!

En España, la torrija o torreja aparece documentada en el siglo XV, citada por Juan del Encina: «miel y muchos huevos para hacer torrejas», aparece como plato indicado para la recuperación de parturientas, así que atentas las futuras mamás, ¡una motivo más para no dejar escapar este manjar!

Pero fue ya a comienzos de siglo XX donde las torrijas eran muy habituales en las tabernas de Madrid. Se cree que se asocia justo a este tiempo, de Cuaresma, ya que el consumo de pan disminuía, al no comer carne en las casas y para no tirarlo hacían torrijas. Yo prefiero pensar que era porque están tan buenas que…¿¡de verdad vas a dejar pasar la excusa perfecta de hacer torrijas!? Imposible.
Sea como fuere me encantan los dulces festivos, porque así ¡siempre tenemos un motivo perfecto para celebrar algo comiendo!

En Fogoncito os vamos a dejar la receta, para que la pongáis en práctica y nos dejéis comentarios de cómo os salió:

INGREDIENTES
– Pan para torrijas, 350 gramos
– Huevos, 3 o 4 grandes
– Clavos, un puñado
– Vino blanco, ½ litro
– Aceite de oliva virgen extra
– Miel, ½ kilo
– Agua

PREPARACIÓN
– Calienta en un cazo la miel y el agua con los clavos hasta que la mezcla esté bien líquida.
– En otro recipiente amplio, mezcla el vino con el agua y en otro deja preparados los huevos batidos.
– Calienta una sartén con aceite de oliva virgen extra (AOVE).
– Moja, y empapa, las rebanadas en la mezcla de vino y agua con cuidado de que no se rompa el pan. Acto seguido lo pasa por el huevo batido, escurre un poco y a la sartén (con el aceite caliente).
– Freír bien las rebanadas de pan por ambos lados e irlas retirando cuando estén doradas. Colócalas sobre papel de cocina hasta q se templen un poco.
– Pasa por miel (al gusto) cada rebanada.
Y ya tenemos listas nuestras torrijas.

Buscando documentación sobre este rico dulce, he leído que en Madrid se tomaban acompañadas de un chato de vino, así que, por lo menos yo, ¡voy a seguir con esa tradición!

A disfrutar.

Sin Comentarios

Deja tu comentario